Última Hora: Muere el basquetbolista Kobe Bryant en accidente aéreo
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Invasión de larvas en el cerebro de un joven cobra su vida

Mundo

Invasión de larvas en el cerebro de un joven cobra su vida

Luego de que un joven presentara por días un intenso dolor de cabeza, se descubrió que la razón del mismo era una infestación de larvas que tenía en su cerebro

Resonancia magnética de un paciente con neurocisticercosis. (TELEMUNDO)

A través de la revista científica The New England Journal of Medicine fue publicado el extraño caso clínico de un joven de 18 años, que acudió a las instalaciones del hospital de Faridabad en la India tras presentar un dolor de cabeza muy intenso, además de signos evidentes de desorientación, disminución del estado de conciencia y  convulsiones.

Según lo que sus familiares señalaron el cuadro llevaba 7 días de desarrollo y, además de los francos signos de compromiso neurológico que presentaba el joven,  también refería intenso dolor e inflamación en el ojo derecho y uno de sus testículos.

A pesar de que los médicos lo internaron inmediatamente e hicieron lo posible por tratar su problema, los esfuerzos fueron en vano, debido a que no pudieron dar con el diagnóstico antes de que su patología lo consumiera.

De esta manera dos semanas luego de que fuese internado el joven murió, sin embargo en miras a determinar qué había ocasionado su muerte los médicos decidieron estudiar su caso más a fondo, por lo que los neurólogos Nishanth Dev y Zafar Abbas le practicaron una resonancia magnética postmorten  encontrando imágenes que en sus años estudiando el cerebro  no había tenido la oportunidad de apreciar nunca.

Se trataban de lesiones quísticas que habían invadido toda la corteza cerebral y el tallo encefálico; posteriormente supieron que las mismas habían sido ocasionadas por la presencia de un parásito denominado “Taenia Solium” el cual es capaz de alojarse en diferentes tejidos del organismo haciendo sus casa en ellos, reproduciéndose y consumiendo poco a poco el mismo.

En el caso de este joven el parásito se hallaba en su ojo, en sus testículos pero mayormente tenía su cerebro plagado de estas letales lombrices que con su presencia y acción acabaron con su vida.

Este parásito originalmente lo incuban los cerdos, entrando al organismo humano por medio del consumo de la carne de un cerdo que haya estado infectada con la larva; la patología que este muchacho padeció se le denomina neurocisticercosis, y es una enfermedad silente sumamente difícil de solucionar, que se va desarrollando poco a poco, dañando y deteriorando al organismo hasta que el mismo cede ante la acción de la taenia.

En el caso del joven fue precisamente la falta de un diagnóstico lo que lo llevó tan rápidamente a la muerte, debido a que los médicos tratantes dirigieron su terapéutica a tratar la inflamación y no a exterminar al parásito, temiendo que la acción de los antiparasitarios exacerbaran el proceso inflamatorio y tomaran la vida del paciente.

 

Con Información de La Opinión

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top