ESPECIAL CUBACEL: Manda 20 CUC y en Cuba reciben 50 CUC
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Fotógrafa de Nueva York retrata Cuba a través de sus perros y gatos

Noticias de Cuba

Fotógrafa de Nueva York retrata Cuba a través de sus perros y gatos

Los animales fueron el pretexto perfecto para que esta reconocida fotógrafa captara la belleza de Cuba

Perros de Cuba, Centro Habana, La Habana. (EMMY PARK).

Ayudándose con la palabra “misu” y pedazos de pollo deshidratado traídos desde su natal Nueva York, la fotógrafa estadounidense Emmy Park capturó más de 121.000 imágenes de perros y gatos en las calles de Cuba, una serie que comenzó a recolectar desde 2015.

El próximo 30 de septiembre saldrán publicados los dos libros coleccionables que contienen las mejores fotografías de animales domésticos que la neoyorkina obtuvo en sus viajes a Cuba: Gatos de Cuba y Perros de Cuba, de la editorial Schiffer.

“Lo primero que me llamó la atención cuando salimos del aeropuerto en Cuba fueron varios perros deambulando y buscando comida en la calle”, dijo Emmy, quien además de reconocida fotógrafa, también es activista en beneficio de los animales.

Gatos de Cuba, Holguín. (EMMY PARK).

De hecho, sus inicios en la fotografía se vinculan a su trabajo como voluntaria para el rescate de animales, desde donde creó varias series sobre perros y gatos que necesitan hogar.

Por eso al enterarse de que en Cuba no existe una ley de protección animal, investigó en redes sociales y contactó con grupos de protección animal en Cuba a través de Instagram.

“Después de descubrir CEDA y PAC Cuba, tuve un mes antes de mi tercer viaje y contacté a las dos organizaciones para preguntarles qué medicamentos necesitaban con mayor urgencia. Utilizando mi cuenta y con el apoyo de una organización de rescate de Nueva York, pude recaudar dinero que usé para comprar medicamentos que de otro modo sería difícil obtener en Cuba”, explicó.

Gatos de Cuba, Parque El Chiquirrín, Versalles, Matanzas. (EMMY PARK).

Al fotografiar a los perros y gatos de la Isla, Emmy también incluyó sus nombres en los pies de foto, mientras que a los que parecían no tener dueño, sólo les incluyó el lugar exacto en que tomó la fotografía.

“Durante mis caminatas, solo tomaba fotos de cada perro o gato que encontraba; en ese momento no tenía en mente lo que quería hacer con mis imágenes, solo quería capturar y documentar todo lo que veía y me conmoviera”, dijo.

“A veces seguía a los perros para ver a dónde iban y descubría que algunos tenían un hogar. En la ciudad de Matanzas, hay una manada de cachorros callejeros que siempre visito y conocí a una vecina que a veces los alimenta. Hay algunos perros que hasta me reconocen cuando los visito nuevamente y siempre me saludan, incluso si solo puedo visitarlos una vez al año”, relata.

Gatos de Cuba, Ciego de Ávila. (EMMY PARK).

Indicó que, en el caso de los gatos, para tomar algunas imágenes solo le da tiempo hacer un disparo “perfecto”, mientras que en otros casos puede hacer 100 fotogramas, especialmente con los perros.

“El libro del gato es un poco más abstracto, principalmente porque no fueron fáciles de capturar como lo fueron los perros para mí. Quería que la gente viera Cuba desde mi perspectiva, los detalles y la imagen más amplia en diferentes áreas, así como los momentos íntimos entre humanos y felinos”, explicó Park.

“Tienen tanta emoción y expresiones que quiero capturar, así que, si tengo la oportunidad y el tiempo, lo hago. También termino conversando con las personas de los alrededores”, señaló.

Perros de Cuba, Centro Habana. (EMMY PARK).

A lo largo de sus visitas a Cuba, viajes que llegaron a tener hasta dos meses de duración, Emmy recorrió el país desde Oriente hasta Occidente e incluyó a la Isla de la Juventud.

Por ello, en sus libros se puede recorrer la isla entera, con los perros y gatos como protagonistas, pero con encuadres que recogen un contexto amplio, que brinda profundidad y riqueza a las imágenes.

Gatos de Cuba, Centro Habana. (EMMY PARK).

No se trata pues de meros retratos de animales, sino que pueden mostrar en muchas ocasiones los planos abiertos de una calle, un barrio, un edificio, donde apenas asoma una cola, unos ojos o una cabeza del animal en su ambiente.

De esta manera, la foto se convierte en una incógnita donde se puede encontrar a un gato o un perro en cualquier lugar del paisaje, tomado como una excusa para retratar la esencia de Cuba o como un guía que direcciona al espectador por los barrios de la Isla.

Un gato callejero visita a uno con dueños, La Habana. (EMMY PARK)

 

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top