Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

La “Tarea ordenamiento” llegó en el peor momento para los cubanos

Noticias de Cuba

La “Tarea ordenamiento” llegó en el peor momento para los cubanos

El panorama, después del primer trimestre de aplicación de la reforma, es complicado

Más de 1.500 cuentapropistas en Cienfuegos se han dado de baja tras ordenamiento monetario

Más de 1.500 cuentapropistas en Cienfuegos se han dado de baja tras ordenamiento monetario. (Foto ilustrativa: Periódico Cubano)

Aunque el foco político de la Tarea Ordenamiento se ha concentrado en la unificación cambiaria, hay otro grupo de medidas colaterales que merecen atención.

Entre las más significativas por su impacto a corto plazo cabe mencionar el reajuste de precios, la revisión de las actividades autorizadas a ejercer por cuenta propia, los incrementos de salarios y pensiones, la ampliación de las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) y la reforma de algunos programas sociales, como el Sistema de Atención a la Familia (SAF).

Ahora bien, todas las reformas han buscado la igualdad de condiciones, pero esto no quiere decir que persiga el mismo fin de equidad en las oportunidades.

Medidas como los recortes de algunos gastos sociales de manera abrupta, la introducción disruptiva (y de forma casi exclusiva) de la venta de productos de primera necesidad en tiendas en MLC y la creciente inflación y depreciación en el mercado informal de la moneda cubana (CUP), sin medidas complementarias que contrarresten sus efectos sociales, van en detrimento de la equidad.

El panorama, después del primer trimestre de aplicación de la reforma, es complicado. Cuba continúa con dos monedas en circulación y al menos dos tipos de cambio.

La escasez de divisas en los bancos nacionales imposibilita su venta a individuos por los canales oficiales (casas de cambio o bancos), y ese intercambio se ha movido al mercado informal.

En algo más de tres meses (de enero a la actualidad), la moneda cubana se ha depreciado sistemáticamente en este mercado con respecto al dólar estadounidense: de 25 CUP ha pasado a alrededor de 50.

Como promedio, el salario en el sector público cubano (empresarial y presupuestado) creció unas 6,75 veces y el Estado cubano se mantiene como principal empleador en Cuba, concentrando al 67,14% de la población económicamente activa del país.

En el primer trimestre de este año, y con la Tarea Ordenamiento en marcha, sólo el precio de la canasta básica normada aumentó 3,82 veces. Cuando se incluyen los demás precios de la economía, su variación real correspondiente a la de los salarios se ha calculado en 8,42 veces.

A partir de este análisis se podría estar hablando de una inequidad, las condiciones no solo han desmejorado para todo sino que sumado a este hecho, solo un pequeño sector de la población puede tener acceso a servicios, divisas y en muy pequeños casos hasta ventanas de crecimiento.

La crisis económica, el reajuste financiero, la depreciación de la moneda y las modificaciones de los sistemas de precios y salarios afectan, en cualquier país, sensiblemente a las personas de menores ingresos, quienes reciben el impacto directo de la crisis y su ajuste (pensionados, desempleados, asalariados, madres solteras, poblaciones concentradas en áreas geográficas vulnerables con limitado acceso a los recursos básicos como los alimentos, entre otros).

A ello se le suma el diseño del sistema de precios minorista en Cuba, que se asemeja a un tipo de impuesto regresivo, como el IVA, donde los estratos de menor poder adquisitivo pagan una proporción mayor de sus ingresos por los bienes que compran en el sistema de tiendas estatales.

En el contexto de crisis económica mundial, embargo económico desde Estados Unidos y pandemia, será difícil acceder a créditos externos o estimular las inversiones extranjeras. Parece inevitable la necesidad de emprender proyectos que exploten las potencialidades endógenas del país.

Para el desarrollo económico y social de Cuba, es de carácter de urgencia que se reformulen nuevas políticas a esta tarea de ordenamiento, aquellas que estimulen el empleo, la productividad y los ingresos de los cubanos.

También es imperativo que el control estadal ceda y se abra paso a nuevos caminos, para garantizar una recuperación de la sociedad cubana.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top