Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

OEA denuncia la realidad de las misiones cubanas de salud, eran usadas para fomentar el comunismo

Noticias de Cuba

OEA denuncia la realidad de las misiones cubanas de salud, eran usadas para fomentar el comunismo

El secretario general de la OEA recordó en redes sociales las denuncias de opresión y explotación que han hecho los médicos cubanos

OEA advierte sobre la oscura realidad de las misiones cubanas de salud (CAPTURA DE PANTALLA/AMÉRICA [email protected]).

En 2018, las llamadas “misiones médicas” cubanas le reportaron al régimen de la Isla una ganancia de más de 10,000 millones de dólares, proveniente del salario de los galenos.

Lo anterior se dio a conocer en la conferencia “La oscura realidad detrás de las misiones médicas cubanas”, celebrada en Washington por la Organización de Estados Americanos (OEA) y en la que intervinieron varios médicos que formaron parte de esas brigadas.

La subsecretaria adjunta para Cuba y Venezuela del Departamento de Estado, Carrie Filipetti, afirmó que EEUU intenta llamar la atención sobre los abusos cometidos a los derechos humanos en estas misiones, pero que es necesaria la intervención de otros países.

“Se necesita que otros países reconozcan lo que está ocurriendo y que tomen iniciativas como hizo Brasil, e insistan en prácticas laborales justas si van a tener algún tipo de programa, sea con los cubanos o con otros. Mientras más se resalte lo que está ocurriendo, más naciones se unirán al llamado para decirle a Cuba que esto es inaceptable y que tiene que acabar”, declaró Filipetti a Radio Martí.

Mientras tanto, a través de su cuenta de Twitter, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, publicó que los médicos cubanos “nos dieron informes sobre cómo los oprimen y obligan a realizar tareas ajenas a sus funciones”.

Ramona Matos, una de las galenas cubanas, relató que vivió privada de sus documentos y vigilada constantemente por sus superiores.

Ahora participa en la denuncia colectiva presentada en una Corte Federal de Miami, contra funcionarios de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), por su papel como intermediarios en el programa Mais Médicos de Brasil.

Añadió que mientras trabajó en las “misiones” de La Habana en Bolivia y Brasil, fue forzada a falsear estadísticas y a “botar por el inodoro” medicamentos, según el reporte de AFP.

Otro de los testimonios es el de Dania Cao Quintero, quien trabajó en Haití entre 2002 y 2003 y en Venezuela de 2003 a 2016.

“Tengo un hijo pequeño en Cuba, desde los dos años no lo veo”. La médico explicó que el régimen cubano sanciona a los “desertores” de esas “misiones” con ocho o más años sin poder volver a visitar su país.

Cao Quintero señaló haber padecido de primera mano la violencia y la pobreza de las zonas remotas adonde fue enviada, y que fue marcada sobre todo por la naturaleza del trabajo que debía hacer, sobre todo en Venezuela, gobernada por Hugo Chávez.

“A quienes estaban en desacuerdo con el chavismo nuestra función era hacerles ver que el proceso revolucionario era lo mejor y tratar de cambiar su inclinación política”, relató.

“Es un sistema de esclavitud moderno que no puede quedar impune. La revolución cubana está caracterizada por la avaricia de su casta dirigente parásito, que no solamente chupa sangre de otros países, como en Venezuela, sino también de su propio pueblo, oprimiéndolo y sacándole las ganancias de su trabajo”, declaró Almagro.

Y advirtió que “por mucho tiempo la comunidad internacional ha permitido la normalización de este sistema represivo”.

Carlos Trujillo, embajador de EEUU ante la OEA, destacó los esfuerzos de la región para “arrojar luz sobre las restricciones del régimen cubano”, pero llamó a “hacer más”.

A su vez, los delegados ante la OEA de Bolivia, Jaime Aparicio, y de Venezuela, Gustavo Tarre, representante del opositor Juan Guaidó, denunciaron la doble intención de Cuba al enviar las misiones médicas en sus países.

“Yo temo en particular a los cubanos cuando dan un regalo”, dijo Tarre, y acusó la “diplomacia de batas blancas” de ser un “caballo de Troya”.

El director ejecutivo de la Fundación Memorial Víctimas del Comunismo, Marion Smith, celebró el término de las brigadas en varios países latinoamericanos, pero dijo que más de 60 países aún participan en la iniciativa, con alrededor de 40,000 profesionales.

Este año, Brasil, El Salvador, Ecuador y Bolivia, terminaron sus acuerdos médicos con Cuba, lo que concluyó en la repatriación de unos 9,000 médicos cubanos.

Ya anteriormente el Gobierno cubano reconoció que estas “misiones” son su principal fuente de divisas, con más de 6,000 millones de dólares de ingresos en 2018, según cifras oficiales, pero todo proveniente del salario de sus médicos, del cual el régimen se quedaba con más del 75%.

Ante los señalamientos, el gobierno La Habana respondió que EEUU sólo intenta “destruir lo que ellos llaman los mitos de la revolución cubana”.

“El Gobierno del presidente Trump ha cruzado las líneas rojas de la decencia, ha llevado la política exterior de los Estados Unidos a los niveles de hipocresía y doble rasero como no lo hizo ninguno de sus predecesores”, dijo a la prensa la subdirectora general de EEUU de la cancillería cubana, Yoana Tablada, al cuestionar la conferencia de la OEA.

“No creo que haya sido exitosa esta campaña, es una campaña que no tiene credibilidad”, añadió. “Jamás en la vida… ningún Gobierno, republicano o demócrata, osó involucrarse en acciones de violencia contra el personal cubano de la Salud que goza del respeto, de la admiración y del reconocimiento de los pueblos y de los gobiernos”, agregó Tablada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top