Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

OMS no ha recibido la documentación necesaria para evaluar las vacunas de Cuba

Mundo

OMS no ha recibido la documentación necesaria para evaluar las vacunas de Cuba

El retraso contradice las declaraciones del régimen sobre una supuesta efectividad del 90%.

Médicos preocupados por la producción del candidato vacunal Abdala en Venezuela

Las vacunas cubanas Abdala y Soberana (01, 02 y Plus) no tienen fecha programada para la presentación, no tienen expediente abierto a revisión, ni tampoco una evaluación en curso. (Foto: Prensa Latina)

En medio del riesgo por una nueva variante de COVID-19, ómicron, y de las promesas del gobierno de Cuba de modificar sus vacunas ya existentes para adaptarlas a esta situación, las vacunas siguen sin ser evaluadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por demoras del régimen.

A casi tres meses de que el gobierno cubano iniciara los trámites para la certificación de sus retrovirales por parte del organismo internacional, no se han presentado los documentos necesarios para concluir el proceso.

En el sitio oficial de la organización, donde aparece actualizado el estatus de los trámites de homologación de fármacos contra el virus, el proceso iniciado por BioCubaFarma aparece “en espera de información sobre la estrategia y los plazos para su presentación”.

La OMS y la organización Panamericana de la Salud (OPS) tienen registrados en su listado de vacunas los retrovirales cubanos Soberana 01, Soberana 02, Soberana Plus y Abdala, desarrollados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y el Instituto Finlay de Vacunas.

No obstante, ninguna ha sido certificada por el organismo, aunque el gobierno inició el proceso a mediados de septiembre, pues no se ha preocupado por continuarlo.

Las vacunas cubanas no tienen fecha programada para la presentación, no tienen expediente abierto a revisión, ni tampoco una evaluación en curso.

Al mismo tiempo, el régimen califica de “ataques” los cuestionamientos a nivel internacional que surgen de sus retrovirales, los cuales han sido vendidos a varios países pese a no poseer más garantía de su funcionamiento que la propaganda de Cuba.

De momento, los habitantes de la Isla, que no han tenido más opción que protegerse con las vacunas locales, tendrán problemas para ingresar a países que requieran vacunación certificada por la OMS como requisito de entrada, como es el caso de Estados Unidos.

Además de las vacunas más renombradas (Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Johnson & Johnson y Moderna Biotech), el organismo ha evaluado y aprobado vacunas de India, China y hasta Rusia.

La Covishiel del Serum Institute y la Bharat Biotech, ambas de la India, las chinas Sinopharm, Sinovac y CanSinoBio, así como la rusa Sputnik, ya cuentan con certificación.

Mientras tanto, se encuentran en proceso de evaluación las vacunas de la empresa china Clover Biopharmaceuticals, y la francesa Sanofi.

El retraso en la entrega de documentos para la evaluación de sus vacunas contradice las declaraciones del gobierno de Cuba, que no para de jactarse de la supuesta efectividad de las mismas que, según las autoridades, supera el 90%.

Desde el inicio de la pandemia, tanto las cifras oficiales sobre enfermos de COVID-19 en el territorio, como los estudios y resultados de las vacunas cubanas, han sido cuestionados por su falta de transparencia y la falta de evaluación externa al gobierno.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top