Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Pareja de Florida entre los diagnosticados con coronavirus en el crucero Diamond Princess

Estados Unidos

Pareja de Florida entre los diagnosticados con coronavirus en el crucero Diamond Princess

Hasta ahora van 175 personas infectadas de coronavirus en el crucero, incluidos uno de los oficiales encargados de la cuarentena

Pareja de Florida entre los diagnosticados con coronavirus en el crucero Diamond Princess (ORLANDO SENTINEL/REUTERS).

Dos pasajeros originarios del condado Citrus de Florida se han sumado a los pasajeros infectados con el nuevo coronavirus en el crucero Diamond Princess, atracado en Japón.

Entre los infectados, de diferentes nacionalidades, se cuentan 12 estadounidenses, todos se encuentran en cuarentena obligatoria de dos semanas por órdenes del gobierno japonés.

“Los funcionarios del gobierno japonés están dejando que algunas personas que, según ellos, son las más ancianas y vulnerables, se alejen del barco”, dijo Gay Courter, quien está retenida con su esposo Phil, ambos viajeros.

La compañía, propiedad de Carnival, colocó a 3,700 pasajeros y tripulantes en cuarentena luego de que 10 pasajeros dieran positivo al virus de rápida propagación, según reportó Orlando Sentinel.

El movimiento fue requerido por el Ministerio de Salud japonés y desde entonces la cifra ha ido en aumento, con 69 casos la semana pasada y un total de 175 personas infectadas al momento, incluido un oficial de cuarentena.

“Esos números que escuchamos del capitán por el altavoz son aterradores, especialmente con esa curva exponencial que aumenta al igual que en China”, dijo Gay Courter.

Las autoridades también dijeron que durante el fin de semana, 10 pasajeros desembarcaron del barco debido a necesidades médicas no relacionadas con el coronavirus y fueron trasladados a hospitales locales.

Courter dijo que muchos pasajeros a bordo del barco, incluidos su esposo y ella misma, no han sido examinados para detectar el virus mortal. “Tomamos nuestra temperatura una vez al día, voluntariamente”, dijo Phil Courter. “Se supone que debemos llamar si nuestra temperatura sube más que el estándar que han establecido. Pero eso es voluntario, no hay nadie controlando a nadie”, añadió.

Los funcionarios en el barco acordaron que por cortos períodos de tiempo los pasajeros suban a la cubierta del barco para tomar aire fresco y hacer ejercicio.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top