Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Políticas de Trump hacia Cuba benefician al gobierno y no a los cuentapropistas

Noticias de Cuba

Políticas de Trump hacia Cuba benefician al gobierno y no a los cuentapropistas

Se han visto dañados los negocios de alojamiento privados, así como otras empresas privadas relacionadas con el turismo, incluidos paladares y taxistas

Donald Trump y Raúl Castro

Ahora los americanos visitan Cuba en cruceros, dejando menos ganancias a los negocios privados (RPP)

Las políticas del presidente Donald Trump hacia Cuba están provocando gastos de millones de dólares a los empresarios privados de la Isla y, a su vez, beneficiando al conglomerado militar GAESA, lo contrario de su supuesto objetivo, reportó hoy la agencia AP.

En junio de 2017 Trump anunció que restringiría nuevamente los viajes de ciudadanos estadounidenses al país comunista para cortar el flujo de ingresos a las arcas del Gobierno cubano y otorgar mayor protagonismo en la economía al sector cuentapropista.

Al mismo tiempo, permitió que las líneas de cruceros siguieran llevando pasajeros de Estados Unidos a Cuba, donde deben abonar millones para desembarcar en los muelles, también controlados por militares y hacer visitas rápidas en tierra que generalmente son coordinados por agencias estatales que llevan a los viajeros a lugares administrados por el gobierno.

Servicios privados como el de alojamiento en las casas particulares de La Habana se desplomó a un 44% en 2018, después de varios años en plena capacidad tras el inicio de la normalización del presidente Barack Obama, según declaraciones de Michael Bernal, director comercial del Ministerio de Turismo (Mintur).

Cifras del ministerio indicaron, no obstante, que los viajes de estadounidenses a Cuba crecieron de 618.000 en 2017 a 630.000 el año pasado, la mayoría de los cuales se realizó en barco y con paquetes turísticos garantizados. En tal sentido, el tiempo de los visitantes en tierra firme se redujo de seis a tres días.

Esto, reseñó la nota, ha tenido un efecto devastador en los propietarios y empleados de las 24.185 habitaciones privadas con desayuno y los 2.170 restaurantes privados conocidos como paladares.

Hasta Enrique Núñez, el dueño del restaurante privado más famoso de La Habana, La Guarida, admitió que tuvo que reducir las horas de trabajo de sus empleados el año pasado porque sus ingresos también cayeron un 40%.

David, un profesor universitario que compró un apartamento para alquilar en la Habana Vieja, dijo a la agencia que se vio obligado a bajar sus tarifas y que sus ingresos han caído un 40% desde que la nueva política de Trump entró en vigencia en 2017.

La normalización inspiró a muchas personas “que pensaron que este era un buen negocio para invertir sus ahorros”, dijo David. “Y, de repente, el gobierno de EE. UU propicia una situación que impacta directamente en la cantidad de personas que llegan o que cambia la forma en que vienen: ¡en los cruceros!”

“No entendemos las reglas de los Estados Unidos”, enfatizó el director comercial del Mintur. “Escuchamos el discurso del presidente diciendo que el gobierno de los Estados Unidos apoya a los empresarios. Sin embargo, ese es el sector que más sufre en Cuba”, afirmó.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top