DimeInglés: El método más rápido para aprender
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Robo del diamante del Capitolio: el más perfecto thriller cubano

Historia de Cuba

Robo del diamante del Capitolio: el más perfecto thriller cubano

¿Quién robó el diamante del Capitolio?

El diamante del Capitolio marcaba el kilometro CERO de la Carretera Central

EL Capitolio de La Habana sitio deonde se resguardaba la prenda. (PERIÓDICO CUBANO)

Hoy te hablaremos de uno de los más famosos hechos de suspense que ocurrió en la Cuba republicana, un suceso que tuvo en vilo a toda la Isla.

25 de marzo de 1946. Lunes. Desaparece el diamante de 25 quilates del Capitolio. Esta pieza marca el kilómetro cero de la carretera central. Pero, ¿qué ha sucedido?, ¿cómo alguien pudo ser capaz de sustraer un brillante que se encontraba dentro de dos capas cubiertas por el granito más fuerte del mundo? Además de lo anterior, poseía un cristal por fuera que era considerado como un elemento irrompible.

Según los historiadores, el robo parece haber ocurrido en solo media hora. En la mañana de ese día, Enrique Mena, quien se hallaba de guardia en el lugar, se dio cuenta de que la preciosa joya no estaba en el sitio que le correspondía. De hecho, no estaba en ninguna otra parte del inmueble.

¿Cómo llegó el diamante al Capitolio de La Habana?

Un experto en joyas logró “seducir” a la mujer del presidente Alfredo Zayas con una bella reliquia. La dama mostró su deseo de adquirirla, pero no quiso pagar los 17 mil pesos que su dueño pedía por la pieza de la corona que había pertenecido al último zar de Rusia.

Replica del Diamante Robado en el Capitolio

Réplica del Diamante Robado en el Capitolio.

Isaac Estéfano, el joyero dueño del brillante, no supo qué hacer con ella hasta que apareció en su camino el Secretario de Obras Públicas del gobierno de Machado, Carlos Miguel de Céspedes, y la adquirió por 12 mil pesos (3 mil los puso él y 9 mil los entregó el contratista encargada de la construcción del Capitolio, obra que no había culminado todavía).

Desde su inauguración, se convirtió en uno de los mayores atractivos de la sede del Congreso hasta que se lo robaron…

Una trama sin explicación clara

El día anterior al crimen habían clausurado una exposición de artes plásticas en el Salón de los Pasos Perdidos que no implicó ninguna organización especial en la custodia del inmueble.

Según se dice, el turno de vigilancia en la noche tenía miedo del fantasma del senador Clemente Vázquez, quien había sido asesinado catorce años atrás. Los ladrones, quizás conocedores de esa fobia, podrían haber aprovechado esa oportunidad para sustraer la valiosa piedra.

Comienzan las investigaciones

Aparecen tres evidencias: el forro de un sombrero que tenía rastros de sangre, algunos fósforos y un texto escrito a lápiz en el piso con las palabras: “2:45 a 3:15 – 24 kilates”. Todos pensaron que ese fue el tiempo que se tomaron los malhechores para cometer el hecho.

Investigaron a los policías que ejercieron como custodios esa noche. Nada apareció como resultado.

¿Quién robo el diamante del Capitolio?

Poco más de un año después, Grau citó a varios políticos influyentes a su despacho para comunicarles que había recibido una joya de forma anónima. Había colocado un sobre su despacho y dentro se encontraba un diamante. El presidente decía que parecía ser la misma joya que había sido robada del Capitolio.

Ramon Grau San Martin, presidente de Cuba que encontro el diamante

Sobre el despacho del presidente Ramon Grau San Martin, colocaron un sobre que contenía el diamante del Capitolio.

Comenzaron las sospechas. Muchos no creyeron que semejante prenda llegase a las manos del mandatario, así como así. Hubo varias teorías al respecto. Tiempo después, a través de una entrevista, se supo que José Manuel Alemán, el Secretario de Educación, fue quien se la envió a Grau.

Luego llegó la leyenda popular: muchos comenzaron a decir que el ministro quería regalarla a la cuñada del mandatario, Paulina Alcina. Otros aseveraban que miembros de la oposición al gobierno habían estado detrás de la felonía. Lo cierto de esta historia es que nunca llegó a esclarecerse.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement
To Top