ESPECIAL CUBACEL: Manda 20 CUC y en Cuba reciben 50 CUC
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Rusia lanzó su primera central nuclear flotante

Tecnología

Rusia lanzó su primera central nuclear flotante

“Es una bomba de relojería comparable a Chernobyl”

Rusia abrió su primera central nuclear flotante

Rusia lanzó su primera central nuclear flotante. (DDC)

La primera central nuclear flotante del mundo, la rusa “Akadémik Lomonósov” hizo su salida de puerto ruso con destino al Océano Glacial Ártico para suministrar las necesidades energéticas de la amplia comunidad de científicos y empresas con proyectos de investigación en toda la virgen región ártica.

Las críticas no se han hecho esperar y ya hay algunos que la consideran una bomba de relojería comparable a la planta de Chernóbil.

«Akadémik Lomonósov» partió hoy del puerto septentrional de Múrmansk (mar Blanco) con destino al de Pevek, que se encuentra en la región de Chukotka a 4700 kilómetros de distancia, tras una ceremonia oficial en la que se izó la bandera tricolor rusa en la plataforma. El barco tiene un largo de 144 metros y solo 30 metros de ancho.

El barco será remolcado y guiado por dos rompehielos, pero esta es la mejor etapa del año para viajar por estos mares pues el verano ha derretido los hielos.

La idea de construir este tipo de central nuclear flotante ocurrió en 2006 pero debido a la situación económica de la Rusia de aquellos tiempos debió ser retardado. Con una potencia conjunta de 70 megavatios la planta tiene capacidad para suministrar electricidad y energía calorífica a una ciudad de casi 100 000 habitantes

De igual forma será la primera central de energía que se ubique tan al punto más septentrional del planeta.

“Una planta flotante siempre es más peligrosa que una terrestre. Además, la tecnología no es nueva, es soviética, con algunas modificaciones”, comentó a Efe Alexandr Nikitin, el ex coronel de la Marina rusa que fue procesado por difusión de secretos oficiales tras denunciar los vertidos radiactivos de la Flota del norte en el Ártico.

Por su parte la organización ecologista Greenpeace, no ha dudado en calificar la planta de «Chernobyl flotante», y otros ecologistas dijeron que: “siempre se ha opuesto al proyecto. No nos convencen las garantías de seguridad. Aunque tenga menos potencia que una terrestre, puede haber contaminación radiactiva”.

El combustible empelado es el uranio y se encuentra protegido por un doble casco más profundo que el de un rompehielos normal. Los rusos dicen que podría soportar las olas de un tsunami provocado por un terremoto de nueve puntos en la escala abierta de Richter.

La empresa encargada de la construcción de la central, Rosatom, ya ha recibido las primeras llamadas de clientes interesados en la compra de este tipo de central flotante. Entre los posibles compradores se encuentran Sudán e Indonesia. Pues necesitan suministrar electricidad a lugares remotos y desconectados de la red general, incluido fábricas y plataformas petroleras.

“En los próximos diez años, Rosatom espera vender dichas plantas flotantes a países con salida al mar y Estados insulares en ambos hemisferios”, según explicó hoy Alexéi Lichachov, director del consorcio.

EEUU botó al mar en 1968 la primera central flotante (Surgis) de la historia en el Canal de Panamá, pero la desguazó en 1976 por el alto coste del mantenimiento.

 

Con información de EFE

 

 

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top