Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Susana Pérez reclama “55 años de frustración” al régimen de Cuba

Farándula

Susana Pérez reclama “55 años de frustración” al régimen de Cuba

“Le reclamo los actos de repudio, los fusilamientos, los miles de muertos en el mar y la rectificación de errores que no rectificó nada”

Susana Pérez

Susana Pérez, actriz cubana (SUSANA PÉREZ/INSTAGRAM)

La actriz cubana Susana Pérez ha vuelto a levantar su voz en las redes sociales para denunciar al régimen comunista por los “55 años de frustración” que nunca recuperará.

En un poderoso mensaje difundido en su cuenta de Instagram, donde también adjuntó fotos posando con una bandera cubana, la actriz hizo un recorrido personal por todas las etapas de su vida que perdió o malvivió a causa de un gobierno totalitario que también acabó separando a su familia.

“Le reclamo las rosas del jardín de mi escuela de monjas donde aprendí a leer y escribir, a sentarme a la mesa y manejar cubiertos y a compartir el pan.Ya no están ni las rosas, ni el jardín,ni las mesas, ni los cubiertos, ni el pan”, escribió.

Susana, que responsabilizó al régimen por que su padre “cambiara su familia y su mujer por la Patria”, también reclamó “las ventanas de mi secundaria, las pizarras dobles, el taller de educación laboral que ya no existen. Le reclamo todas las Escuelas al campo, mi fiesta de 15 cumplidos en medio de un cañaveral en lo más recóndito de Camagüey”.

“Le reclamo los actos de repudio, el terror en los ojos de los que los padecieron. Le reclamo los fusilamientos, los miles de muertos en el mar, el transbordador 13 de marzo, la rectificación de errores que no rectificó nada, los apagones, el calor y los mosquitos, el hambre”, menciona haciendo alusión a las miles de muertes ocasionadas por separar familias e impedir que cumplieran sus sueños.

La actriz dejó claro que, durante todos los años de gobierno de los Castro, el miedo ha sido sembrado en cada familia cubana.

“Ese miedo que te obligaba a callar, a morderte la lengua, a fingir, a engañar y a engañarte, ese miedo que te llevaba a ser hipócrita y a traicionarte a ti mismo.Ese miedo que pasa a formar parte de la sangre de cada cubano y que todavía nos pone nerviosos en los aeropuertos. Ese miedo que te paraliza, ese miedo que te corroe el alma y los huesos”.

“Ese miedo que permite que abusen de ti hasta que un día decides dar el portazo final y el miedo poco a poco, muy lentamente va desapareciendo y entonces se convierte en rabia y gritas, golpeas cazuelas, te manifiestas pero sobre todo decides que no puedes volver al lugar donde violaron tus sueños”, concluye.

View this post on Instagram

Reclamos a la Revolución cubana. Le reclamo 55 años de frustración. Le reclamo las rosas del jardín de mi escuela de monjas donde aprendí a leer y escribir, a sentarme a la mesa y manejar cubiertos y a compartir el pan.Ya no están ni las rosas, ni el jardín,ni las mesas, ni los cubiertos, ni el pan. Le reclamo las ventanas de mi secundaria, las pizarras dobles, el taller de educación laboral que ya no existen. Le reclamo todas las Escuelas al campo, mi fiesta de 15 cumplidos en medio de un cañaveral en lo más recóndito de Camagüey. Le reclamo los cientos de horas de trabajo voluntario completamente inútiles. Le reclamo a mi padre que se creyó el cuento de que la revolución era más importante que la familia y cambió a su mujer por la Patria y se murió lleno de decepciones inconfesadas. Le reclamo los actos de repudio, el terror en los ojos de los que los padecieron. Le reclamo los fusilamientos, los miles de muertos en el mar, el trasbordador 13 de marzo,la rectificación de errores q no rectificó nada,los apagones, el calor y los mosquitos, el hambre, la úlcera mia y la de mi hijo, los años de beca de mi hija, la familia separada y sin poder comunicarse. Le reclamo el miedo que me impidió dar un paso hacia el hombre que amaba en ese momento, ese miedo que me empujó hacia atrás por la simple idea de no saber cuándo volvería a ver a mis hijos.Ese miedo que te obligaba a callar, a morderte la lengua, a fingir, a engañar y a engañarte, ese miedo que te llevaba a ser hipócrita y a traicionarte a ti mismo.Ese miedo que pasa a formar parte de la sangre de cada cubano y que todavía nos pone nerviosos en los aeropuertos. Ese miedo que te paraliza, ese miedo que te corroe el alma y los huesos. Ese miedo que permite que abusen de ti hasta que un día decides dar el portazo final y el miedo poco a poco, muy lentamente va desapareciendo y entonces se convierte en rabia y gritas, golpeas cazuelas, te manifiestas pero sobre todo decides que no puedes volver al lugar donde violaron tus sueños.

A post shared by Susana Perez (@ladivaperez52) on

2 Comments

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top