Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Aurelio Baldor: el libro más “temido” de Latinoamérica fue escrito por un cubano

Noticias de Cuba

Aurelio Baldor: el libro más “temido” de Latinoamérica fue escrito por un cubano

A 115 años de su nacimiento, recordamos que Baldor no es el persa que aparece en la portada

Aurelio Baldor, el matemático cubano más famoso y confundido con Al-Juarismi, por la portada de su libro. (Collage: Wikimedia Commons)

Aurelio Baldor, el matemático cubano más famoso y confundido con Al-Juarismi, por la portada de su libro. (Collage: Wikimedia Commons)

Aurelio Baldor de la Vega, es el nombre completo del causante de los temores, pesadillas y castigos sin juegos ni televisión de miles de estudiantes en América Latina.

El matemático, que además también era abogado y escritor, fue el creador del libro académico más famoso del continente: Álgebra de Baldor.

Este texto de matemáticas, que muchos consideraban más bien de terror, ha causado el insomnio de adolescentes y jóvenes a lo largo de varias generaciones de estudiantes.

Por la icónica portada del libro muchos piensan que el autor es un antiguo sabio del Medio Oriente.

Lo cierto es que ese hombre es Al-Juarismi, considerado padre del álgebra, y los miles de problemas matemáticos fueron redactados, en realidad, por un cubano.

Nacido el 22 de octubre de 1906 en La Habana, este intelectual que destacaba además por su gran estatura (1.95 m), tenía muy buena posición en la isla debido a su labor docente.

El académico, del que este viernes se cumplieron 115 años de su nacimiento, fue fundador del Colegio Baldor, que tenía en su momento una matrícula de 3 mil 500 alumnos.

“Era el educador más importante de la isla cubana durante los años 40 y 50”, calificó su hijo Daniel en una entrevista publicada en la colombiana Revista Diners, en enero del 2003.

Daniel, el tercero de los siete hijos que tuvo el matemático, comentó en aquella ocasión que el propio dictador Fidel Castro había intentado reclutar a su padre en los inicios de la Revolución Cubana.

“Fue a decirle a mi padre que la Revolución estaba con la educación, y que le agradecía su valiosa labor de maestro… pero ya estaba planeando otra cosa”, señaló Daniel.

Con la “revolución”, todo lo referente a servicios públicos, incluyendo educación y salud, fue absorbido por el Estado. En ese esquema, un colegio particular como el Baldor no tenía cabida y se nacionalizó.

“A la educación en Cuba, claro, se le quitó la privacidad. El Estado ya había empezado a poner los temarios, los libros y todo. Y creo que él (Baldor) no podía aceptar eso, como muchos otros. Salieron artistas, salieron científicos en ese momento, y lo natural era irse a Estados Unidos” declaró por su parte el matemático Javier Elizondo al diario mexicano Reforma.

El matemático más -y menos- conocido del continente fue uno más de los exiliados de la victoria castrista. Libró un par de órdenes de detención, una de ellas gracias al aprecio de uno de los revolucionarios, y escapó del país.

Baldor y su familia partieron en 1960, primero a México, donde pasaron 14 días, para luego trasladarse a Nueva Orleans, en Estados Unidos.

Posteriormente, instalados en Nueva York, el matemático tomó clases de inglés junto con sus hijos, y al poco tiempo ya estaba enseñando en el Colegio San Pedro y en la Academia Stevens, ambas en Nueva Jersey.

Baldor era también fumador, y en abril de 1978 falleció víctima de un enfisema pulmonar, en Miami, donde vivía retirado junto con su esposa Moraima Aranalde.

Aranalde, sin embargo, le sobrevivió varios años, falleciendo apenas en abril del año pasado, a los 106 años.

El matemático cubano dejó un legado permanente. Al día de hoy, 80 años después, su obra todavía atemoriza o apasiona a quienes deben repasar sus más de 6,000 ejercicios, aunque todas las maldiciones y reclamos sean para el persa del turbante rojo que aparece en la portada.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

1 Comment

1 Comment

  1. Kurt Turing

    24 octubre, 2021 at 3:24 pm

    Vivía en la Calle 7ma, en el número 33614, entre las calles 4ta y 6ta, junto a la iglesia de Santa Elena en la barriada de Tarará a las afueras de La Habana. Ciertas desavenencias con la dirigencia de la recién triunfante revolución cubana casi lo llevan a prisión. Fue gracias a la intervención de otro vecino del lugar, de nombre Ramón Barquin, residente en la Calle 3era, en el número 33404, entre las calles 2da y 4ta, en la misma barriada que logró evitar el encarcelamiento. El Coronel Barquin era amigo personal del Comandante Camilo Cienfuegos y le pidió a este último que intercediera por Baldor. A la muerte del Comandante Cienfuegos, ocurrida en el mes de octubre de 1959, Aurelio Baldor decidió salir de Cuba, estableciéndose en primer lugar en México.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top