Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

El tatuaje, un signo de exclusión que llegó a ser arte viva

Mundo

El tatuaje, un signo de exclusión que llegó a ser arte viva

En la actualidad una persona tatuada expone una obra de arte a través de su piel, sin embargo esto no siempre fue así, te mostramos cómo esto ha evolucionado a lo largo del tiempo

El tatuaje, antiguo signo de exclusión, actual muestra de arte. (DIARIO DE SEVILLA)

Un tatuaje para la sociedad de hoy en día es una obra de arte, a través de la cual se expresa un pensamiento o un ideal, que quien lo porta desea mostrar al mundo y llevar consigo mismo.

Aproximadamente un tercio de la población estadounidense tiene su piel marcada con un tatuaje; en Europa representa un 12% de la población; de manera que aunque no es el común de las personas, no resulta nada extraño conseguir a alguien que porte orgullosamente el arte en su piel a través de un tatuaje.

Esto no siempre fue de esta manera, debido a que varios años atrás un tatuaje no era sinónimo de arte si no que era una forma de vetar e identificar a un grupo selecto (generalmente menospreciado) de personas; así el arte de tatuar ha sufrido por un proceso de transformación pasando de ser un signo exclusión y marginación a una expresión viviente de arte y moda.

“Sobre nuestra piel. Geografía cultural del tatuaje”, es un libro que tiene autoría Paolo Macchia y Maria Elisa Nannizzi, a través del cual se hace una orientación respecto a cómo ha evolucionado la percepción en este aspecto desde la prehistoria hasta la actualidad.

Este libro será publicado en el trascurso de este año, y está bajo el patrocinio de la editorial de la universidad de Pisa; según lo que esta literatura orienta,  en la Grecia y Roma antigua los tatuajes eran signo de castigo, y se utilizaban para marcar a los delincuentes y fugitivos de la justicia; entre tanto el catolicismo también lo rechazaba, debido a que cualquier forma de atentado contra la piel era mal visto por la religión.

Más adelante esta perspectiva cambió y los peregrinos empezaron a utilizarlo para identificarse, por su parte durante el siglo XVII y XVIII también tomó popularidad y difusión en Europa.

Finalmente a partir de los años 60 los tatuajes empezaron a ser emblema de rebelión y de cambios grandes, quienes los portaban buscaba identificarse con un ideal o pensamiento como es el caso de los hippies, los motociclistas, rockeros, metaleros entre otras corrientes.

Todo esto vino evolucionando hasta la actualidad, donde estas percepciones han evolucionado y ahora resultan ser una forma de arte viviente; siendo portadores de ellos personalidades como Winston Churchill (político británico), Federico IX (rey de Dinamarca) o el expresidente estadounidense  Theodore Roosevelt.

Con Información de ANSA LATINA

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias de Cuba

Advertisement
To Top