Conecta con nosotros

Periódico Cubano

Estudiante de Medicina cuenta cómo salvó su vida en el incendio de los Supertanqueros de Matanzas

NOTICIAS DE CUBA

Estudiante de Medicina cuenta cómo salvó su vida en el incendio de los Supertanqueros de Matanzas

Estuvo a punto de ser víctima mortal en una de las explosiones

Estudiante de Medicina cuenta cómo salvo su vida en el incendio de los Supertanqueros de Matanzas 3

Karema era parte del Cuerpo de Rescate y Salvamento al momento del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas. (Captura de pantalla: Néster Núñez – Facebook)

Al cumplirse un año del incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas, un nuevo testimonio sobre este hecho ha salido a la luz. Una estudiante de medicina, identificada como Karema, habló sobre lo que vivió en esa catástrofe donde murieron 17 personas.

La muchacha, con los brazos vendados debido a las heridas, compartió su historia a la investigadora y profesora Mabel Cuesta, al actor Jorge Ferdecaz y al fotógrafo Néster Núñez, quien publicó la conversación en su página de Facebook.

Karema relató que mientras cursaba el cuarto año de estudios en la carrera la designaron al Cuerpo de Rescate y Salvamento, con el fin de ofrecer atención de primeros auxilios a elementos lesionados.

Al comenzar el desastre durante la tarde del pasado 5 de agosto, debido al impacto de un rayo en uno de los contenedores, este personal se trasladó a la zona para respaldar a los bomberos. El objetivo del grupo era brindar una primera atención en el lugar a los posibles lesionados.

En un intento por calmar a su madre y novio, la joven les dijo que estaba a una distancia segura, pero en realidad se encontraba a tan solo 40 o 50 metros de un tanque de combustible que explotó en medio del siniestro.

“Vimos el cambio de coloración y escuchamos el ruido que estaba haciendo el tanque, ahí nos dimos cuenta y nos mandamos a correr todos”, mencionó Karema. Esta huida prácticamente fue milagrosa porque se dio segundos antes de que explotara el segundo contenedor durante la madrugada del 6 de agosto.

Al final, la estudiante terminó con quemaduras en ambos brazos. Asimismo, comentó que su novio y otros compañeros de su carrera también fueron trasladados para asistir a los heridos en la zona del desastre.

Este hecho, considerado la mayor catástrofe de la época industrial de Cuba, conlleva una negligencia por parte de las autoridades comunistas, debido a que decidieron movilizar a jóvenes sin experiencia en este tipo de casos que terminaron perdiendo la vida en las explosiones.

De los 17 fallecidos, cuatro de ellos eran reclutas del Servicio Militar Activo con edades entre 19 y 24 años. Tras el fallecimiento de estos muchachos, los familiares han expresado su indignación y han cuestionado por qué soldados sin experiencia en este tipo de desastres fueron enviados a la zona roja.

“¿Quién va a asumir la responsabilidad de llevar a esos niños allí?”, sostuvo la abuela del bombero más joven, Leo Alejandro Doval Pérez de Prado, de apenas 19 años. Este muchacho solo tenía 15 días de haber recibido preparación como bomberos antes del fatídico incidente, que el gobierno cubano no pudo controlar por su cuenta y requirió la ayuda de expertos mexicanos y venezolanos para sofocar por completo el fuego.

Síguenos GRATIS en WhatsApp y Telegram para contenidos exclusivos

SUSCRÍBETE y recibe noticias GRATIS
Suscritos Widget

Comentar noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias de Impacto

Lo más leído en la semana

Escándalos de la Farádula

Arriba