Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

PNR golpea y acusa de desacato a cubanoamericana de visita en la Isla

Noticias de Cuba

PNR golpea y acusa de desacato a cubanoamericana de visita en la Isla

Amanda Conde estuvo retenida por más de 12 horas en un calabozo del Cerro

Lesiones causadas a Amanda Conde por la policía cubana

Estuvo retenida por más de 12 horas en un calabozo del Cerro (Foto: Amanda Conde-Instagram)

Otro episodio de represión policial lo vivió en carne propia la cubanoamericana Amanda Conde, también residente en La Habana, quien reportó en su perfil de Instagram los maltratos sufridos por oficiales de la policía cuando intentaba sacar dinero de su tarjeta en dólares.

Conde se dirigía al Banco Popular de Ahorro, ubicado en la intersección de la Calzada de Ayestarán con la Avenida 20 de Mayo, en el Cerro, con el propósito de extraer dinero para completar el pago por una perrita.

“Para completar el pago de mi perrita recién nacida, con apenas 1 mes, me dirigí al banco a hacer uso de mi dinero en dólares, con mi tarjeta Visa del banco Chasebank. Desde que entré, fui agredida por alegar que estaba haciendo uso incorrecto del nasobuco (lo cual es una difamación porque en todo momento tenía mi facemask KN95 correctamente puesto y cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad contra el coronavirus”.

“El personal del banco alegó con gritos y amenazas que mis dólares de USA no servían aquí y que tampoco importaba que yo fuera ciudadana americana ‘que en Cuba no hay derechos humanos’. Llamaron a la PNR y fui conducida a golpes desde la patrulla hasta el calabozo de la 4ta unidad ubicada en Infanta y Manglar como una presa común”, escribió en su cuenta de esta red social.

Después de la golpiza recibida, Amanda enfrentará cargos por desacato a la autoridad, pues fue acusada por la oficial 07416 Yaniesky, aunque hasta el momento no ha recibido alguna citación.

Amanda Conde

Amanda Conde fue víctima del abuso policial del régimen castrista (Foto: Amanda Conde – Instagram)

“Actualmente, estoy bajo proceso de instrucción con la teniente Coronel Marieski y el instructor penal Yasmani, todo el proceso de mi detención logré fotografiarlo con mi celular el cual conveniente se desapareció durante la transportación de la estación de policía al hospital”.

“Por favor, hasta hoy he estado callada, esperando que resuelvan mi proceso. Necesito presentar mis documentos y pruebas de que soy ciudadana cubana pero también CIUDADANA AMERICANA y exijo que se cumpla la Ley lo antes posible. Compartan y ayúdenme”, agregó.

Relató que la tomaron presa como si fuera una criminal con esposas de las más severas, con las cuales arrestan a los más peligrosos.

El motivo para ello “es que no estaba cooperando y que estaba agresiva por reclamar mis derechos y no firmar un documento que decía que había agredido a la oficial que me golpeó hasta causarme sangramiento interno por los pasados 7 días y hematomas en miembros”, acotó Conde.

La cubanoamericana estuvo retenida por más de 12 horas en un calabozo del Cerro para ser traslada casi a la media noche al Hospital Miguel Enríquez (La Covadonga), donde la obligaron a decir que los golpes habían sido autoprovocados.

“La agresora Yaniesky, con expediente 07416 de la estación del Cerro, me denuncia por supuesta agresión hacia ella, la instructora Gabriela y la enfermera Guillermina son mis testigos, más todos los detenidos por diferentes causas que presenciaron todo el maltrato que me llevó a una crisis nerviosa al punto de orinarme en mis ropa y zapatos”, dijo la víctima.

Amanda Conde se negó a firmar el documento donde la acusaban de agresiones a una oficial de la policía y a autoinflingirse las lesiones.

La denuncia pública de los hechos provocó la indignación de su amiga de la adolescencia Amanda Rosa Pérez Morales, quien es Licenciada en Filosofía por la Universidad de La Habana y asistente de redacción de la revista Vivarium.

“Amanda Conde fue mi compañera en el pre. Actualmente, ha sido encarcelada, golpeada y procesada por la policía en Cuba. La razón: estar en el banco y querer sacar dinero en dólares de su tarjeta; luego confundirla con un grupo de personas que estaban protestando en la cola del yogurt. Por último, querer evitar que una policía la violentara (más) y le quitara a su perrita recién nacida, a la cual llevaba en brazos, sin importar si moría o no”, explicó la también narradora y ensayista.

Continúa detallando que “Amanda es ciudadana norteamericana y viajó a Cuba en marzo del pasado año. Desde entonces, no ha podido salir por las limitaciones de vuelos. La están procesando por desacato a la ley y por no usar correctamente el nasobuco durante toda esta discusión. Su mamá está aterrada. Ella también. No sé, en estas líneas, cuántos derechos humanos ya se están violando de cajón”, concluyó Pérez Morales.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top