Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Viuda del Che califica como “legítimos” los fusilamientos sumarios de la Revolución

Noticias de Cuba

Viuda del Che califica como “legítimos” los fusilamientos sumarios de la Revolución

“Fragmentos de Evocación” es la obra en la que esta mujer recuerda dichos actos de asesinatos y las vivencias a lado de quien fue su esposo

Viuda del “Che” califica como “legítimos” los fusilamientos sumarios de la revolución

Los fusilamientos fueron una práctica de terror impuesta por el movimiento revolucionario (CUBANET)

A pesar de ser uno de los episodios más oscuros de la historia cubana, la viuda de Ernesto “Che” Guevara, Aleida March de la Torre, publicó en un libro que los fusilamientos en La Cabaña fueron “actos legítimos de justicia revolucionaria”.

“Fragmentos de Evocación” es la obra en la que la mujer recuerda dichos actos de asesinatos sumarios y las vivencias a lado de quien fue su esposo, así como los primeros años de la isla después de la revolución.

En la obra, March asegura que los “enemigos” de la revolución tergiversaron el tema de los fusilamientos y que Guevara nunca presenció las ejecuciones, así como jamás estuvo presente en los juicios en lo que se emitía la condena de muerte.

Los fusilamientos fueron una práctica de terror impuesta por el movimiento revolucionario (CUBANET)

La Cabaña, lugar donde ocurrieron múltiples fusilamientos. (Tripadvisor)

Sin embargo, hasta la fecha, no se ha comprobado que el “Che” haya perdonado la vida de alguno de los destinados al paredón, a pesar de que familiares de los enjuiciados pidieron clemencia por ellos y una actitud de humanismo y respeto.

María Werlau, directora ejecutiva de Archivo Cuba y documentadora de los abusos que ha hecho el régimen castrista a los derechos humanos, asegura que el Movimiento 26 de Julio cometió actos terroristas y, como el gobierno de Batista, se caracterizó por una violencia extrema.

La investigadora asegura que los fusilamientos fueron parte de una estrategia de terror que instauraron los rebeldes cubanos para eliminar cualquier tipo de disidencia.

“Tenemos constancia de que incluso cuando el Che se encargó de dirigir el Banco Nacional continúa aprobando los fusilamientos. En 1964, en un discurso en la ONU, lo reconoce abiertamente y dice que continuarán fusilando”, agregó Werlau.

En un episodio de libro, March cuenta que cuando los revolucionarios atacaron la fortaleza de La Cabaña no encontraron resistencia del ejército de Batista; además indica que ese lugar estaba a cargo del teniente coronel Roberto Fernández Miranda, quien era cuñado del entonces presidente.

Como Fernández Miranda huyó con Batista, Guevara y los rebeldes durmieron en la casa, entre ellos también estaba Aleida, quien se dedicó a hurgar las pertenencias de la esposa del teniente coronel al grado que se vistió con su ropa.

En otro fragmento de la obra se dice que March y Guevara de manera obligada abandonaron La Cabaña y se fueron a vivir durante más de dos meses a una casa en Tarará, que fue propiedad de un inspector aduanero que abandonó la isla tras la salida de Batista.

March asegura que todos los lujos que vio en la residencia cerca de la playa, fue por el dinero que “los usurpadores” le quitaron al pueblo.

“Se respiraba un aire diferente y más elegante y cómodo que allá en La Cabaña, al estar la casa rodeada de grandes ventanales con cristales opacos y tener mucha ventilación, porque estaba situada en una pequeña colina”, narra en el escrito.

 

Con Información de El Nuevo Herald

6 Comments

6 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top