Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“Yo no puedo comerme esto”: Madre cubana recibe picadillo podrido por la libreta

Noticias de Cuba

“Yo no puedo comerme esto”: Madre cubana recibe picadillo podrido por la libreta

El picadillo se lo vendieron en la bodega 1487 de Marianao, donde al parecer lo rebajaron con agua

“Yo no puedo comerme esto”: Cubana denuncian la venta de picadillo podrido

“Yo no puedo comerme esto”: Cubana denuncian la venta de picadillo podrido. (Collage: CubaNet-Youtube)

Una madre cubana denunció que le vendieron picadillo en estado de putrefacción en una bodega, dejándola sin dinero y sin nada de comer para ese día.

La cubana, identificada como Emma Gronlier, dio su testimonio a CubaNet, denunciando que la carne que adquirió incluso se encontraba de color gris verdoso y que no podría alimentar a sus dos niñas, además de a ella misma.

“Yo no puedo comerme esto”, sentencia la cubana en un video en el que expone la bolsa del picadillo.

La cubana indicó que el picadillo se lo vendieron por la mañana en la bodega 1487, en el municipio Marianao de La Habana, donde sospecha lo rebajaron con agua y por eso se pudrió rápido.

El picadillo es de soya, el único que ofertan estos establecimientos a los cubanos a través de la libreta de racionamiento ya que la carne de cerdo se encuentra desaparecida de la oferta comercial de la Isla.

“Con esto podíamos contar para comer hoy y no puedo contar porque está echado a perder”, lamentó.

“Negro, verde o no sé qué color tiene este picadillo. Esto no se sabe qué cosa es, si es picadillo o es piltrafa. Yo necesito que me digan qué cosa es esto”, se quejó la madre cubana.

La escasez de alimentos en Cuba cada día le pesa más a sus habitantes, que tienen que formarse por horas para conseguir algo de comer y muchas veces se llevan la decepción de que el alimento en cuestión esté en mal estado.

Las denuncias sobre la mala cantidad de los alimentos son tan abundantes como las quejas sobre su ausencia de tiendas y mercados.

Desde la leche en polvo que se almacena junto a otros productos y en el suelo aunque es a granel y se destina a los niños cubanos, hasta croquetas de pollo mal fabricadas que explotan al freírlas.

Pero ante la indecisión del gobierno que sigue culpando al bloqueo estadounidense, que no incluye alimentos siquiera, y a los acaparadores, aunque ya demostraron no tener alimentos qué acaparar, los cubanos deben seguir padeciendo horas en colas o recorrer más de tres tiendas el mismo día para llevar a casa algo de comer, aunque no sea de la mejor calidad.

Aunque el régimen insiste en que el presupuesto no le alcanza para importar de otros países y resolver la precaria situación de sus habitantes, lo cierto es que el pueblo cubano vive de las sobras del sector turístico, a donde el régimen sí destina recursos y cuyos menús nunca están faltos de lácteos, carnes, frutas frescas y hasta mariscos y carne de res, todo esto negado a los cubanos de a pie.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top