Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Bebé muere en el vientre de su madre por negligencia médica en Cienfuegos

Noticias de Cuba

Bebé muere en el vientre de su madre por negligencia médica en Cienfuegos

La madre llevaba un embarazo sin complicaciones hasta que le aplicaron uno de los candidatos vacunales cubanos

Un ultrasonido pudo evitar la muerte del bebé. (Imagen de referencia Jorge Porras-Flickr).

Un ultrasonido pudo evitar la muerte del bebé. (Imagen de referencia: Jorge Porras-Flickr)

Una joven cubana denunció la muerte de su bebé nonato a las 37 semanas de gestación, a causa de la aplicación de uno de los candidatos vacunales cubanos y de la negligencia de los médicos de un hospital en Cienfuegos.

Yeleinis Ruiz Padrón, residente en la ciudad de Juraguá, en la provincia cienfueguera, relató a CubaNet los hechos que terminaron con la vida de su bebé, quien hubiera nacido en las próximas semanas.

De acuerdo con su testimonio, había mantenido un embarazo sin complicaciones de ningún tipo hasta el octavo mes, cuando le administraron uno de los fármacos contra COVID-19 fabricados por Cuba.

“Empecé en noviembre el embarazo, un embarazo perfecto. No tuve problemas de presión ni nada. Fue un embarazo perfecto hasta el 30 de julio de 2021, cuando me ponen la vacuna. A las 12 de la noche del 31 de julio, después de ponerme la vacuna, comencé con pérdida de líquido”, explicó la joven.

La negligencia vino cuando Ruiz Padrón fue llevada a un policlínico de su localidad y conducida después a un hospital, donde no se le brindó la atención médica requerida.

Según relató al mismo medio la suegra de Yeleinis, Idalma Ponce Díaz, la muchacha pasó tres días en el hospital, hasta que fue dada de alta a pesar de encontrarse delicada de salud, según su propia percepción pues los doctores no le realizaron pruebas.

“Iba con sangrado, con un poco de contracciones. La tuvieron de viernes a lunes en el hospital. El lunes prácticamente la sacaron de allí”, indicó la mujer.

La joven solicitó al personal médico la realización de más pruebas, pero la doctora que la atendió decidió darle el alta médica sin hacerle ninguna.

El ultrasonido, que debiera ser una prueba básica para las embarazadas que llegan con cualquier tipo de dificultad, habría podido detectar la pérdida de líquido en la gestante, pero la doctora se lo negó.

Segundo intento por recibir atención

Tras dejar el hospital, Yeleinis insistió para que volvieran a ingresarla, lo que ocurrió hasta la tarde del 3 de agosto, cuando fue llevada a un hogar materno. Le practicaron un test rápido de COVID-19 que resultó positivo, por lo que fue remitida de nuevo al hospital de donde la habían dado de alta anteriormente.

“Me dejaron sola en Urgencias, donde estaban todos los infectados con la COVID-19. Yo tenía 37 semanas de embarazo. Me revisaron, me auscultaron, no tenía nada en los pulmones. Y así mismo, estando embarazada y con pérdida de líquido, me mandaron para la casa”, declaró la joven.

Las molestias continuaron y dos días después por fin le realizaron un ultrasonido, que confirmó la pérdida de líquido, pese a lo cual los doctores tomaron la situación “con calma” y le dijeron que “no pasaba nada, que no se preocupara”, sin ordenar una cesárea o realizar más pruebas.

A pesar de que la cienfueguera urgió a los doctores, señalándoles que no sentía a su bebé como antes, cuando “se movía mucho”, no fue tomada en cuenta.

Finalmente, un día después, tras casi una semana de iniciada la pérdida de líquido, los doctores accedieron a realizarle un ultrasonido, comprobando que el bebé había muerto en el vientre de su madre.

Una muerte más por negligencia

En Cuba se han reportado varios casos de negligencia, en un contexto permeado por una abrumadora carencia de medicamentos y demás insumos médicos en todo el territorio nacional.

Así pues, se ha denunciado que algunas mujeres y niños han fallecido a causa de estas deficiencias, por trabajadores del sector que han sido irresponsables en ciertas ocasiones, o por falta de medicinas, de equipo especializado y de recursos básicos requeridos para cirugías, como hilo quirúrgico, anestesia, antibióticos y analgésicos.

Este jueves, las autoridades sanitarias cubanas reportaron el fallecimiento por COVID-19 de tres embarazadas, dos de la provincia de Pinar del Río y una de Holguín.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top