Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Habla el médico cubano Manuel Guerra tras su liberación

Noticias de Cuba

Habla el médico cubano Manuel Guerra tras su liberación

El galeno enfrenta el cargo de “desacato” y además le impusieron una multa

Habla el médico cubano Manuel Guerra tras su liberación

El médico cubano Manuel Guerra (Foto: Manuel Guerra – Facebook)

El médico cubano Manuel Guerra ofreció detalles del arresto que vivió el fin de semana cuando se dirigía al poblado de Buenaventura, en Holguín, donde atiende a pacientes que van a parir.

Guerra y su esposa, Maylen Álvarez Ramírez, fueron interceptados en el punto de control del Cruce de San Andrés a cargo de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

Pese a que el médico mostró su carnet, un permiso para circular y llevaba medicamentos desabastecidos en el Hospital Nicodemus Regalado León, los policías no le daban paso y tampoco justificaban el alto.

Guerra dijo en una directa vía Facebook que trató de grabar con su celular lo que estaba sucediendo y ello molestó a uno de los oficiales a cargo del punto de control, quien ordenó que le colocaran las esposas al médico y lo sentaran a la fuerza en una silla.

Momentos después fue introducido en la patrulla 70861 para ser llevado a una estación policial y durante todo el camino estuvo cantando el himno nacional cubano, además de la canción Patria y Vida. Los agentes de este vehículo le apretaron más las esposas, al grado que le lastimaron una mano.


El médico fue movilizado a Instrucción Penal, donde le quitaron el teléfono, pero antes pudo escribir y enviar un breve mensaje a su esposa. En este lugar apareció un teniente del Ministerio del Interior (Minint) que en varias ocasiones le dijo al médico que “la iba a pasar mal y comer candela”.

El maltrato contra el galeno continuó con una revisión corporal, siendo obligado a desnudarse y agacharse. Le exigieron que se quitara una venda de compresión que lleva a causa de una trombosis profunda, pero luego el médico de la estación permitió que siguiera con ella.

Guerra fue encerrado en una celda de tres por cuatro metros en condiciones infrahumanas y con solo un foco amarillo. En este espacio había otras tres personas que además compartían un baño tipo turco.

Los detenidos durmieron sobre unos colchones, pero a las 6:00 a.m. se los quitaron y no tuvieron más opción que acostarse sobre cemento con mal olor.

Tras el amanecer, Guerra fue presentado ante una instructora que fue muy amable con él y luego apareció el segundo jefe de la policía local, quien también mostró un comportamiento educado frente al médico.

Este oficial le confirmó que está acusado por el delito de “desacato” y su liberación procedió bajo una medida cautelar la cual lo obliga a ir a firmar todos los lunes. Si ocurre un juicio y es encontrado culpable, Guerra recibiría una sentencia de tres meses a un año de prisión.

Al galeno también le impusieron una multa por conducir sin licencia, documento que no ha podido reponer por el robo de sus documentos y la lenta burocracia en la Isla.

“Si ese fue el trato que le dieron a un profesional de la salud que tiene manos para ayudar a cualquier paciente, si ese es el trato que me dieron, no me quiero imaginar cuál es el trato para los cubanos de a pie”, manifestó en el video.

Asimismo, dijo que “duele lo que está pasando, no están siendo justos, no están siendo lo que deberían ser. Muchas personas dignas en este país merecen un mejor trato por parte de la Policía Nacional Revolucionaria”.

Guerra es uno de los cubanos que promueven la “Marcha Cívica por el Cambio”, convocada para el 15 de noviembre con el fin de exigir un alto a la violencia institucional, la liberación de los presos políticos, el respeto a los derechos humanos y un sistema democrático en el territorio nacional.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top