Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Sin medicinas y con cifras dudosas, Cuba presume tratamiento efectivo contra el COVID-19

Noticias de Cuba

Sin medicinas y con cifras dudosas, Cuba presume tratamiento efectivo contra el COVID-19

Cuba continúa presumiendo los métodos con los que “venció” al virus

Sin medicinas y con cifras dudosas, Cuba presume tratamiento efectivo para pacientes de COVID-19

Sin medicinas y con cifras dudosas, Cuba presume tratamiento efectivo para pacientes de COVID-19. (Foto: Estudios Revolución-Presidencia Cuba)

Mientras el resto del mundo continúa combatiendo a la pandemia de coronavirus y con las fronteras cerradas ante el aumento de casos, especialmente en América, Cuba celebra haber “vencido” a la pandemia y presume sus “efectivos” métodos para tratar a los pacientes.

A pesar de haber utilizado remedios caseros en lugar de medicinas para prevenir y tratar el COVID-19 y de no contar con equipos de protección suficientes para los médicos en los hospitales, el régimen de Cuba a través de sus medios oficiales exalta los protocolos del gobierno para combatir la enfermedad.

A través de su cuenta de Twitter, el designado presidente Miguel Díaz-Canel compartió la nota en la que celebra que la recuperación de los pacientes se debe a los protocolos “médicos” de la Isla.

Esta publicación llega cuando Cuba tiene solo 157 infectados registrados de forma oficial, presentando una tasa de recuperación por arriba del 90% y con menos de 100 muertos por la enfermedad.

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, instituciones y profesionales de la salud en el extranjero han cuestionado las convenientes y sospechosas cifras oficiales de Cuba, especialmente ahora que los casos aumentan vertiginosamente en el continente.

Las cifras de Cuba no son confiables

Mientras que países como México, Brasil o Chile ya presentan miles de muertos a causa del COVID-19 y en EEUU los casos siguen aumentando tras el inicio de su reapertura económica, Cuba no ha reportado más de una veintena de casos al día desde hace más de un mes.

Desde que anunció su reapertura económica, originalmente planeada para inicios de junio, el Ministerio de Salud Pública de Cuba no volvió a reportar más de una decena de casos al día, esto a la par del incremento de casos en América.

El supuesto descenso de los casos coincidió con la reapertura turística de la Isla, sin embargo, las cifras no han ayudado a que se considere a Cuba como un destino seguro para los turistas.

Mientras países con mejores condiciones económicas, que le han permitido a su población permanecer en cuarentena voluntaria, han reportado cientos de miles de positivos a COVID-19, Cuba no se ha visto tan afectada a pesar de la exposición diaria a las filas, sin jabón o agua potable.

Considerando la peligrosidad del virus, la facilidad con la que se expande y lo deficiente de las medidas de prevención entre la población cubana, así como las acciones tardías del gobierno frente a la pandemia en marzo pasado, especialistas han afirmado que las cifras simplemente no corresponden.

La propia Universidad John Hopkins, que compila los datos de todo el mundo para sintetizarlos y trabajar las cifras ha declarado también los datos brindados por el gobierno cubano como “poco confiables”.

Esto no es exclusivo de Cuba, pero un común denominador de los regímenes comunistas, pues Venezuela y China han sido calificadas de la misma forma y se cree que ambas esconden decenas de miles de decesos a causa de COVID-19.

Sistema de salud cubano contra el COVID-19

Las carencias y deficiencias en las medidas de seguridad para evitar la propagación no es lo único que hace poco creíbles las cifras dadas por el gobierno cubano, pues sus métodos para combatir la enfermedad en los hospitales y las fallas de su sistema médico contribuyen a la desconfianza.

Empezando con la falta de medicamentos que el gobierno ha intentado compensar con remedios homeopáticos, algo que ha sido rechazado incluso por la Organización Mundial de la Salud.

La homeopatía no es una ciencia, sino que consiste en el uso de remedios no medicinales, muchas veces placebos, por lo que no es aprobada por la comunidad médica internacional al carecer de bases científicas y resultados comprobados.

No obstante, el régimen fabrica este tipo de remedios y los distribuye entre la población al tiempo que presume la hazaña en sus medios oficiales.

Asimismo, se conoce que el régimen utilizó medicamentos como la cloroquina y el Interferón en el tratamiento de los pacientes positivos, algo que aunque fue utilizado en China en un inicio, fue descartado por los médicos del país asiático y de distintos países.

Se supo por estudios que ambos fármacos no solo no ayudaban a la recuperación de los infectados, sino que les eran contraproducentes, lo que no detuvo al régimen para usarlos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top