Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

En medio de la pandemia, Díaz-Canel celebra “ganar la batalla” contra el COVID-19

Noticias de Cuba

En medio de la pandemia, Díaz-Canel celebra “ganar la batalla” contra el COVID-19

Con menos de 200 casos activos, Cuba entra en fase “post COVID”, pese a que sus cifras son cuestionadas a nivel internacional

En medio de la pandemia, Díaz-Canel celebra haber “ganado la batalla” contra COVID-19

En medio de la pandemia, Díaz-Canel celebra haber “ganado la batalla” contra COVID-19. (Collage: Prachatai-Flickr y Lianny enríquez-Facebook)

En medio todavía de la pandemia de COVID-19, mientras el mundo sigue tomando precauciones y no muchos países del continente aún no levantan la cuarentena, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel celebró la entrada del país a la primera etapa de desconfinamiento.

A través de su cuenta de Twitter, el sucesor de Raúl Castro festejó que ha “ganado la batalla” contra la enfermedad, cuando la realidad es que ningún país se ha atrevido a hacer tal afirmación y en todos los continentes se siguen extremando precauciones para disminuir los casos o evitar rebrote.

Díaz-Canel aplaudió la “disciplina” que se ha tenido durante la contingencia cuando hace solo unas semanas culpaba a los cubanos de la aparición de nuevos casos de la enfermedad.

Aunque lo cierto es que hay mucho que se desconoce todavía de los efectos del coronavirus, como los derrames cerebrales que provoca en jóvenes y sus efectos a largo plazo, que pueden incluir encefalitis según algunos médicos de Asia, el mandatario no ha tomado nada de esto en cuenta al momento de reabrir el país al turismo.

Desde el pasado 1ro de julio, Cuba quedó abierta para recibir al turismo internacional, esto pese a que la Isla no es considerada un destino seguro por el Consejo Mundial de Turismo y Viajes (WTTC, por sus siglas en inglés).

Poca credibilidad de Cuba ante el COVID-19

El festejo del dirigente cubano llega cuando en el país hay solo 142 ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica y 131 personas vigiladas en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Si bien las cifras de Cuba respecto a la enfermedad han sido cuestionadas desde el inicio de la pandemia, tardando cerca de un mes en reportar casos de coronavirus cuando el resto del continente ya presentaba y con una tasa de recuperación de más del 80%, los datos de las últimas semanas rayan en lo increíble.

Con 8 nuevos casos de coronavirus Cuba acumula 2.361 positivos (2)

En medio de las carencias básicas como agua y jabón, indispensables para detener el virus, así como de la necesidad de los cubanos de exponerse al virus en colas enormes, aglomeradas y de horas de duración  para comprar comida, resulta más que cuestionable la supuesta poca expansión del virus en la Isla y que en las últimas semanas se haya registrado menos de una decena de casos por día.

Desde que el virus llegó a América, todos los países han presentado casos en ascenso, especialmente en México y Brasil, este último registrando más de millón y medio de infectados y casi 62 mil muertos.

Sin embargo, en medio de todas sus carencias Cuba se ha mantenido sin superar siquiera los 3 mil infectados, a pesar de su deficiente sistema médico y el uso de remedios homeopáticos en lugar de medicinas para prevenir y tratar la enfermedad, todos sin validez científica y muchos solo placebos.

La razón de las bajas cifras de infectados en Cuba, obedecen de acuerdo con científicos e instituciones médicas y educativas, no a un control de la enfermedad, sino a la manipulación de datos sobre los infectados, que se ingresan con padecimientos diferentes como “infecciones respiratorias” y decesos que se disfrazan también como “infartos” o “fallas respiratorias”.

Lo anterior, sumado a la falta de pruebas de detección en Latinoamérica, llevó a la propia Universidad John Hopkins a declarar que las cifras oficiales de Cuba no son confiables, además de que sus epidemiólogos consideran que podría haber miles de casos sin registrar, como ocurrió en China, acusada de esconder cerca de 80 mil muertes por COVID-19.

A pesar de esto, se han invertido millones en espacios para los turistas extranjeros y en “garantizar” higiene y salud para ellos, mientras los cubanos no consiguen jabón o cloro, regulados por el gobierno.

Aunque la decisión de Cuba de abrir sus fronteras puede ser apresurada, la mayoría de los países, incluyendo a EEUU y Canadá, dos de sus principales clientes en materia turística, continúan con sus fronteras cerradas, el primero todavía registrando miles de casos de coronavirus diariamente.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top