Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

The New York Times: Trump sabe quién está detrás del “síndrome de La Habana”

Noticias de Cuba

The New York Times: Trump sabe quién está detrás del “síndrome de La Habana”

“Oficiales de mando saben exactamente qué país es responsable”, manifestó un exdiplomático

Embajada de Estados Unidos en Cuba

Embajada de Estados Unidos en Cuba (Foto: Embajada de Estados Unidos en Cuba-Facebook)

Una reciente investigación publicada por The New York Times reveló nuevos detalles del llamado “síndrome de La Habana”, que afectó en 2017 a una docena de trabajadores de las sedes diplomáticas de Estados Unidos y Canadá en Cuba.

Si bien la administración de Donald Trump no ha confirmado la cifra exacta de pacientes, se cree que, al menos, 44 estadounidenses —entre miembros del personal de oficina y familiares—, han sido tratados en el Centro para Daños Cerebrales de la Universidad de Pennsylvania (CBIR, por sus siglas en inglés).

A la par, 14 canadienses también han denunciado presentar secuelas de estos presuntos ataques.

Aunque los doctores del CBIR se niegan a ofrecer detalles de las afecciones de salud, sí rechazan que los padecimientos se deban a una enfermedad psicológica. Por el contrario, todos los diagnósticos apuntan a un daño cerebral provocado por una fuente externa.

El arma de Rusia

Según explicaron oficiales del Departamento de Estado al diario, existen evidencias que conectan a Rusia con los crímenes. Uno de los argumentos más utilizados es el incremento de violentos operativos por parte del Gobierno de Putin en el mundo, que incluyen envenenamientos a través de armas químicas.

Vale recordar que, durante la Guerra Fría, la antigua Unión Soviética (URSS) bombardeó la embajada estadounidense en Moscú con microondas. Asimismo, en 2014 la Agencia de Seguridad Nacional reconoció tener información sobre un país que usaba un arma similar —de alta potencia— para “bañar las viviendas de un objetivo” y causar daños al sistema nervioso.

Aunque el nombre de la nación permaneció clasificado, individuos familiarizados con el informe oficial aseguraron que se trata de Rusia.

Marc Polymeropoulos, un alto agente de la CIA que estuvo de misión en Moscú en diciembre de 2017, por ejemplo, comenzó a sufrir mareos, náuseas repentinas y a perder el dominio de su cuerpo estando en Rusia. Un año después fue diagnosticado con “neuralgia occipital”, una condición derivada del daño sufrido en dos nervios del cerebro.

El presidente no los quiere confrontar

A pesar de las acusaciones de varios expertos, Gina Haspel, directora de la CIA, insiste en la necesidad de ver más evidencias antes de acusar al Kremlin. La titular ha reconocido el trabajo llevado a cabo por Moscú para dañar a sus agentes, pero —a la vez— dice no estar convencida de que estos sean responsables de los síntomas. Incluso, duda de la totalidad de los ataques acontecidos en La Habana.

Maria Zakharova, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, por su parte, calificó de “absolutamente absurdo y bizarro” las insinuaciones.

Mark Lenzi, ex empleado del consulado de Estados Unidos en Guangzhou, China, explicó al diario que, cuando él y su familia sufrieron afecciones similares al “síndrome de La Habana”, el Departamento de Estado le prohibió acceder a documentos que confirmaban el país responsable de los ataques. El diplomático, no obstante, aclaró que no era ni Cuba ni el gigante asiático.

“Oficiales de mando saben exactamente qué país es responsable”, manifestó Lenzi. “El secretario de Estado y el presidente no lo quieren confrontar”.

Artista cubana Tania Bruguera sufre síntomas similares

Las nuevas revelaciones aparecen solo horas después de que la artista cubana Tania Bruguera denunciara, a través de sus redes sociales, la aparición de un extraño ruido dentro de su casa que le ocasionó gran dolor de cabeza. La también activista comparó la perturbación con el sonido de un grillo.

En septiembre de 2017 el Gobierno de Estados Unidos decidió retirar casi todo el personal diplomático de su embajada. En su momento, los funcionarios dijeron experimentar un conjunto de síntomas —mareos, vértigo, confusión mental, sordera parcial y lagunas de vocabulario básico— provocados, supuestamente, por sonidos persistentes de origen desconocido en sus casas o habitaciones de hotel.

Algunos afectados describieron el ruido como el molesto zumbido agudo de un grillo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top