Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“¿Quién se comió esa carne?”: Venden huesos de sobra en Bayamo

Noticias de Cuba

“¿Quién se comió esa carne?”: Venden huesos de sobra en Bayamo

En el suelo, con moscas y sin ninguna medida de higiene autoridades ofertaron sobras de res y cerdo al pueblo

Sin ninguna medida de higiene ofrecen sobras de carne en Cuba. (Captura Twitter Cuba Bella).

Cubanos denunciaron la venta de sobras de cerdo y res en calles de Bayamo, cuestionando su procedencia y el destino de la carne de dichos animales.

A través de su cuenta de Facebook, el usuario Yoicel Téllez compartió las imágenes de un montón de cabezas de cerdo y otro de lo que parecen ser huesos de res, todos apenas con residuos de carne que ya no se les pudo raspar.

Ya que la carne de cerdo está desaparecida de tiendas y mercados cubanos desde hace meses y la res es importada y por completo inaccesible para el cubano de a pie, los usuarios se preguntan de dónde salieron las cabezas y huesos que el gobierno pretendía vender a sus ciudadanos.

“Huesos y sobras es lo que le están vendiendo al cubano de a pie. ¿Hasta cuándo el cubano va a vivir de miseria y sobra de esa dictadura? ¿Quién se comió esa carne?”, escribió Téllez.

Captura de pantalla Twitter Cuba Bella.

Las imágenes causaron indignación entre los usuarios de la red social y de Twitter, donde también fue compartida, pues además del hecho de tratarse en efecto de sobras, estas se encontraban depositadas en el suelo sobre una plataforma de plástico sucia, sin las más mínimas condiciones de higiene.

“Es triste ver como la tiran al suelo sin ninguna refrigeración, expuesto al polvo, moscas y cualquier cosa que esté en el ambiente. Somos unas plastas de m**rda para el gobierno y como lo permitimos seguirán tratándonos así”, señaló una de las usuarias.

Captura de pantalla Twitter Cuba Bella.

No es la primera vez que el régimen cubano vende huesos a la ciudadanía, pero este incidente llega a solo una semana de haber declarado que tenían “dos millones de kilómetros de tripa” para alimentar al pueblo, algo que también fue interpretado como sobras por los ciudadanos.

Ni en ese incidente ni en el de Bayamo se explica a dónde fue a parar la carne de los huesos, pero es conocido por la población que la mayor parte está destinada al turismo, cuyos hoteles no carecen de nada ni siquiera porque ahora hay la mínima afluencia a causa del COVID-19.

El resto se reparte entre la exportación y la cúpula gobernante, además de las nuevas tiendas en dólares, donde a un cubano aunque cuenta con la moneda para comprarla, un kilo le costaría el equivalente al salario de tres meses.

Los productores cubanos han denunciado la falta de apoyos del gobierno para mantener a sus reses en medio de la sequía, por lo que miles de animales han muerto solo en este año, con su carne perdiéndose en la merma antes que ser rebajada por las autoridades.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top